HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS DE LA HUMILDAD Y PACIENCIA
 
humildadypaciencia
GOLGOTA  
  Nuestro padre jesus de la humildad y paciencia
  Ultimas Noticias
  Mas afondo
  Feria de San Juan 2010
  Cruz de Mayo Hermamdad
  Jornadas de juventud y semana santa
  Foro golgota
  Presentación cartel hermandad 2010
  Actos de este fin de semana Segundo de cuaresma
  Historia
  Boletín golgota 2010
  Ensayos costaleros
  Enlaces
  Grupo joven
  Iconografias de la Humildad y paciencia
  Blog de la hermandad
  Libro de visitas
  El monaguillo
  Y se cumplió un sueño
  Comunicados internos
  Chat
  Galería
  Descargarse boletín en pdf
  Noticias
  La pollinita ya salio
  Cristo Resucito en Cabra
  vídeo 2010 salida
  Recorrido 2010
  Curiosidad
  D. LUIS ALVAREZ DUARTE
VISITANTE 17606 visitantes (33025 clics a subpáginas) RECIVIDAS
Iconografias de la Humildad y paciencia
ICONOGRAFIA DE LA HUMILDAD Y PACIENCIA

 Los orígenes de esta representación hemos de buscarlos en el Teatro de los Misterios y en el arte germánico de finales del siglo XIV. Cobró tanta popularidad este tema que pronto se había extendido por los países bálticos, escandinavos y eslavos, llegando incluso hasta América y a las latitudes más bajas del continente europeo.

Lancomedia Grabado Una de las principales causas de su expansión la encontramos en los grabados que Alberto Durero creó para la Pequeña y Gran Pasión (1510-1511), en donde aparece el Cristo Pensioroso , si bien participando de algunos aspectos propios de la iconografía del Varón de Dolores –como los estigmas en manos y pies-. También hemos de citar una estampa existente en el Museo Karls Ruhe, que reproduce este tema.

 De esta forma, la iconografía de la Humildad y Paciencia se centra en un Jesús desnudo y sentado sobre una roca, apesadumbrado y esperando la terminación de los preparativos de la crucifixión. Además, se suele representar de este modo Jesús con la cabeza apoyada en una de las manos. Por tanto, aquí encontramos la principal diferencia con el Sagrado Titular trianero, ya que Éste eleva su implorante mirada al cielo, a la par que sus manos muestran una fuerte expresión al estar unidas en actitud orante.  

Abundando en su representación plástica, la iconografía nórdica incluía ya la cruz tendida en el suelo del Calvario, la túnica y dos sayones abriendo el hoyo de la cruz –tal y como se configura actualmente el paso de misterio del Cristo de las Penas y ya venía contemplado en el Capítulo XXIV de las Reglas de fusión de esta Hermandad, en 1674-.

 Ahora bien, para llegar a entender el significado concreto de esta representación iconológica hemos de tener en cuenta dos tendencias: la alquímico-mitológica y la teológica, que, como veremos, vienen a confluir en su inicio y fin: la melancolía saturnina y la tristeza de Cristo en los momentos previos de la crucifixión como resumen de toda la Pasión.

 Respecto a la primera, la tendencia alquímica, viene a configurar al Cristo Pensieroso como la representación de la tristeza de Saturno, como hemos señalado. De esta forma, nos encontraríamos ante la alegoría del temperamento melancólico. Así, la tristeza de Saturno influyó, alquímicamente, en la configuración e interpretación de la tristeza de Cristo en el momento de su Crucifixión. Desde este punto de partida, nos encontramos con obras como el Liber Trinitatis de Almannus, el Amphitheatrum sapientiae aeternae de Heinrich Khumraht y los Symbola aureae mensaede Michael Maier que entroncan esta melancolía saturnina con el Cristo en su Humildad y Paciencia. Su explicación sería la siguiente: Cristo es conocido como la Piedra o Materia Prima de la alquimia. Su cuerpo –sentado sobre la piedra que Él mismo representa- evoca el proceso de transformación de los metales que han de ser alterados por la acción del fuego –simbolizado por la crucifixión-, antes de alcanzar su configuración final como Piedra Filosofal –la Resurrección-. En ese mismo momento, Cristo aparece como el oro más puro que pueda existir, como Mediador Universal.

No obstante, no se queda ahí la cuestión, ya que esta interpretación alquímica también tiene su trasfondo mitológico, comparándose el misterio de Cristo con el viaje por la laguna Estigia, en el que se han de atravesar sus putrefactas aguas antes de alcanzar el renacer y el nuevo estado de conciencia.

 Tratando ahora la explicación teológica de esta iconografía, hemos de partir, igualmente, del sentimiento de melancolía saturnina, estando así ante la cristianización del simbolismo pagano de Saturno. Tanto San Alberto Magno como Santo Tomás de Aquino utilizaron para referirse a este estado la expresión Aristoteles dicit melancholicos ingeniosos esse   -Aristóteles dice que los melancólicos son ingeniosos-. Igualmente, San Ignacio de Loyola se interesó por esta iconografía, que fue muy propagada por los jesuitas. Sin embargo, fueron otras órdenes religiosas las que se encargaron de expandir la devoción al Cristo de Humildad y Paciencia: dominicos, agustinos y, especialmente, los franciscanos. Así, fue San Francisco de Asís quien definió el contenido iconológico de esta advocación: “ no puede conocer el siervo de Dios los quilates de paciencia y humildad que tiene cuando todo sale a medida de sus deseos. Pero cuando llega el tiempo en que los obligados a contentarle y satisfacerle contrarían, la humildad y paciencia que entonces demuestra, ésa tiene, y no más ”.

De esta forma, el Cristo Pensieroso , fue adoptado como iconografía típica en las instituciones asistenciales –hospitales, lazaretos,...- Y ello es lógico, pues se trata de un medio visual apropiado para sugerir a los desvalidos la esperanza y resignación frente a sus males.

Por tanto, y como consecuencia de estas dos teorías acerca de esta iconografía, se puede decir que nos encontramos ante el resumen doloroso de toda la Pasión de Cristo, que culmina con su Gloriosa Resurrección. 

 



Humildad y Paciencia Sevilla


El Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia, es de autor desconocido, del siglo XVI, modelado en pasta de madera, figura sentado en una roca, con el codo derecho apoyado en su rodilla y la mano en el rostro, espera humildemente el momento de su crucifixión. Construido el canasto y parihuela en el año 1973 por Manuel Guzmán Bejarano, en caoba tallada, con aplicaciones en plata. En el año 1992-1993 se termina su talla en el mismo estilo, poniéndole un nuevo sobre canasto, nuevas cresterías y respiraderos, de Juan Mayorga, carpintería de Francisco Bailac, cuatro evangelistas en las esquinas y monte tallado por Antonio Fernández Enríquez y Mario Fernández, cuatro ángeles pasionistas de Fernando Castejón, la orfebrería es de Manuel de los Ríos Navarro que ejecuta cuatro faroles con guardabrisas que dibuja Antonio Dubé de Luque, que es el autor de toda esta obra por el dirigida, también lleva aplicaciones con los rostros de los apóstoles en los respiraderos del mismo orfebre.

Hermandad de Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y María Stma. de las Lágrimas y Esperanza. Chiclana - Cadiz 

La imagen del Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Paciencia es una talla de finales del XVII cuyo autor Tomás Badillo (1.697)ha sido dado a conocer recientemente. Está tallado en madera de cedro y representa a Jesús sentado en una roca momentos antes de ser crucificado, de ahí que se le conozca popularmente en la zona como "El Cristo de la Piedra". Fue restaurado en el pasado siglo en dos ocasiones, en 1.946 por Láinez Capote y en 1.979 por Alfonso Berraquero García. Recibe culto en un altar de marmol que es la única pieza procedente de la antigua Ermita de San Pedro González Telmo (Siglo XVII).




Humildad y Paciencia

Venerable, Inmemorial y Pontífica Cofradía del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Amargura. Jerez -Cadiz

En cuanto a la autoría del Señor de la Humildad y Paciencia de la Trinidad, la
imagen estaba catalogada como del siglo XVII (ya se tenía constancia de su presencia
en la iglesia de la Trinidad en 1652), advirtiéndose sus semejanzas con otra de la misma
advocación que se venera en la iglesia de la Merced de Vejer de la Frontera y que está
atribuida a Francisco de Villegas por Enrique Hormigo en su libro sobre este escultor.
En un trabajo anterior advertimos de la semejanza de estas dos tallas de la Humildad
Autor: Jacinto Pimentel.
Cronología: 1637-38.
Material: Madera de cedro pol
icromada.

Pasaje Evangélico:
 "Pues me han cercado canes numerosos, banda de malhechores me han acorralado. Mis manos y mis pies han traspasado, puedo ver todos mis huesos. Ellos me miran, y me ven gozosos. Repártense mis vestiduras y acerca de mi túnica echan suerte" (Sal 22, 17-18).

Precedentes Procesionales: Imagen de Francisco de Villegas que recibe culto en Jerez de la Frontera.

Restauraciones: Francisco Arquillo Torres, restaurador sevillano que descubrió en el año 1983 una inscripción situada en un hueco en la base de la imagen: 
"acaboce anno 1638 Jacinto Pimentel faciebat", lo cual indicó claramente la hechura de la talla por parte de Jacinto Pimentel y acabó con su atribución a Alonso Martínez, imaginero al cual se le atribuyen erróneamente diversas obras del maestro. 




Hermandad de la Humildad y Paciencia.Marchena Sevilla




Este nuevo misterio representa, básicamente, el momento en que Cristo, después de haber cargado el peso del suplicio por las calles de Jerusalén, aguarda, con Humildad y Paciencia el momento de la crucifixión en la cima del Calvario.

En primer plano, adelantado en el paso, la imagen del Señor, sentado en la peña, según iconografía popular. Junto a Él, unos pasos atrás y desplazado hacía la derecha, el centurión de la guardia con la sentencia en la mano derecha y el títulum o cartel que expresa la culpa, y que conocemos, de forma abreviada por las siglas INRI, en la mano izquierda, entregándolo al legionario para que lo coloque en la parte alta de la cruz, llamada stipes. Este soldado va vestido de “faena”, es decir, sin las molestias de la coraza y del casco, ya que eran los romanos y no otros quienes ejecutaban las sentencias y penas de muerte por crucifixión.

Este soldado de la legión romana aparece cavando el hipotético hoyo que sostendrá el patíbulo de la cruz, por ello lleva palín en sus manos, mientras se gira para atender, entre las ordenes de sus superior, la de colocar el título de la condena.
 
En el último término del paso, de espaldas a la escena, el sayón, “el Macaco”. Este es el individuo que barrena la cruz, que aunque debiera de ser romano, por tradición en el seno de la Hermandad se consideró fuese representado en un sayón, con el torso desnudo, pues si fuese sayón, sería esclavo y no judío, y de esta forma se diferencia de los romanos. Aparece tocado con velo atado a la nuca, de pelo levemente largo y musculatura portentosa, adecuada al oficio que necesita fuerza y dureza para realizar el trabajo que representa. Así, con las características reseñadas y su ubicación en el paso, esta figura, a pesar de ir encorvada, cobra especial importancia.

Por último, para cerrar el circulo de la escena, el soldado que custodia al Señor, que lo le pierde la vista, descansa sobre su lanza en la diestra y apoya, como en vigilante defensa, la mano izquierda sobre el puño de su propia espada de reducidas dimensiones. Por supuesto, cobra especial relevancia en la escena, la cruz, extendida completamente sobre el suelo en dirección diagonal, de derecha a izquierda. Junto a ella, además del pequeño bodegón que forman las herramientas de los verdugos, la capa, coraza y casco del romano de “faena“, la cántara de agua y vinagre, la caña con la esponja, cuerdas, la calavera, etc.

Todos estos elementos crean a su alrededor la necesidad de comprender la escena como algo que está ocurriendo, pues aporta la realidad necesaria, creando un entorno natural en la escena. 



Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia - Malaga



fotos.miarroba.com



El imaginero sevillano Manuel Ramos Corona ,autor de la realización del Cristo de Humildad y Paciencia,  titular de la populosa hermandad de la Cruz del Humilladero.Salio por primera vez el Sábado de Pasión de 2008 y, además, acompañado por un grupo escultórico de cinco imágenes.
La consecución de este importantísimo proyecto llena de ilusión a los hermanos de esta corporación,  El Cristo irá rodeado de un misterio, compuesto por tres soldados romanos (uno instigará al Señor con una lanza, otro lo sostendrá con una soga y el tercero leerá la sentencia de muerte en la cruz) y dos sayones, que prepararán el madero y escribirán INRI en la tablilla del stipes. Ramos Corona realizará también el grupo escultórico, una vez concluya la imagen del Cristo.

Venerable Hermandad y Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y María Santísima de las Penas ,San Fernando Cadiz




Creador de las Imágenes
Tanto el Señor de la Humildad y Paciencia como la Virgen de las Penas, son obras del isleño Alfonso Barraquero.
Reseña histórica
Es una de las hermandades de más reciente creación ya que su constitución como Junta Pro Cultos tuvo lugar el 13 de agosto de 1986, logrando la aprobación de sus estatutos y la constitución en hermandad el 27 de noviembre de 1987. La cofradía realizó su primera salida procesional en la tarde del domingo de Ramos de 1988. 

El Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia procesiona sobre el antiguo paso de la hermandad de la Vera-Cruz, realizado en maderas nobles con destacados relieves del Vía-Crucis, y respiraderos de metal cincelado y plateado. 

En 1994 la hermandad bendijo la imagen de María Magdalena, obra de Alfonso Barraquero. 

La cofradía escribió en 1999 una página de oro en su historia con la primera salida procesional de la Virgen de las Penas, que lo hizo acompañada de las imágenes de San Juan y María Magdalena, siendo ésta la primera cofradía que hace procesionar a tres imágenes en un paso de palio en La Isla..

 

 

Cristo de la Humildad
Archidona - Malaga

            La imagen del Cristo de la Humildad es una talla realizada en madera policromada de pequeña factura, que más que buscar algún tipo de reconocimiento artístico parece realizada para la reflexión devocional.
 

Cristo de la Humildad. Vía Crucis Jubileo 2.000  (22605 bytes)
Foto: Cristo de la Humildad. Vía Crucis Jubileo 2.000. J. Emilio Luque.

           La representación iconográfica del Cristo de la Humildad y Paciencia ha sido un tanto controvertida. En nuestro pueblo, tradicionalmente se ha señalado como el momento  en el que el Mesías acaba de ser flagelado y está sentado en una piedra recibiendo la mofa de sus verdugos. Según diferentes estudios teológicos, se da la opinión de que esta imagen representa a Jesús en el Gólgota sentado en una piedra esperando con resignación para ser crucificado, y espera con paciencia la llegada de la hora de su muerte (1). Buscando imágenes similares reafirmamos esta teoría. Uno de los ejemplos es el Cristo de la Humildad y Paciencia de la cofradía Sevillana de la Cena, el Cristo responde a esta iconografía, incluso Jesús M. Palomero(2) nos comenta en el libro Glorias religiosas de Sevilla (1882) de José Bermejo como el paso se representaba con dos sayones, la cruz tendida en el suelo y otro sayón realizando el hoyo para la exaltación de la cruz. También observamos las imágenes de los dos cristos de Francisco Alonso de Raya (2º tercio del s. XVII) en Icod de los Vinos y en Garachico (Santa Cruz de Tenerife)(3) con el mismo tema. Más cercanas tenemos también referencias, como el del Cristo de la Humildad y Paciencia que había en San Luis el Real de Málaga o el Cristo de la Humildad de la vecina ciudad de Antequera(4).
            La representación de la iconografía del Cristo de la Humildad y Paciencia tiene su origen en la Edad Media, pero no será hasta la era renacentista cuando tenga su máximo apogeo. La mayor difusión se hace a través de los grabados del alemán Alberto Durero (La Gran Pasión y La Pequeña Pasión) (1510-11). También en estos años surgen las teorías humanistas de Erasmo de Rótterdam en las cuales el hombre es el centro del mundo y no Dios, así que esta imagen de Cristo es muy importante para ellos ya que es la representación de un hombre ultrajado, no es un dios, sufre pero se resigna, tiene paciencia y perdona.
            Otra representación humanista es la del Cristo paciente como el dios clásico Saturno, que también es un tema más recurrente de los renacentistas las referencias al mundo grecolatino.
            En los siglos XVII y XVIII la representación tiene gran expresión en España, sobretodo en Andalucía y Canarias y de estas regiones pasa a Latino América.
            Se suele representar sentado en una piedra del monte Gólgota con la mano en la mejilla, pensativo, melancólico. Alguna vez se suele poner las vestiduras a sus pies.
            La imagen que tiene la Cofradía de la Humildad de Archidona está dentro del estilo manierista de los últimos años del s. XVI. Tiene ese toque idealizado, típico del manierismo, en la ligera torsión de su pierna derecha y suave adelantamiento de su espalda. Su rostro no nos demuestra sentimiento de sufrimiento. El toque más realista y más barroco es la policromía, y sobretodo en sus espaldas donde la gran cantidad de sangre nos muestra la dureza de su pasión. De gran belleza es el paño de pureza con unos dibujos vegetales en estucado dorado.


REAL HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA HUMILDAD Y PACIENCIA, NTRA . SRA. DE LA AMARGURA, STO. ENTIERRO, SOLEDAD Y STA.  ÁNGELA DE LA CRUZ ,CONSTANTINA SEVILLA
Ver mas detalles


Jesús aparece sentado sobre una peña esperando el momento de ser crucificado. Completan el Misterio un soldado romano con la sentencia en la mano y un sayón que prepara el agujero sobre el que se alzará la cruz. Sobre el paso la Cruz tendida y la túnica.

Esta forma iconográfica se empezó a utilizar desde la Semana Santa de 1.984. Con anterioridad se le ha representado, que sepamos de otras dos maneras diferentes. Tras la Reorganización de 1.947 se le tituló como Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, advocación que mantuvo hasta 1.954, cuando empieza a denominársele Santísimo Cristo en lugar de Nuestro Padre Jesús. El momento escogido en estos primeros tiempos fue el de la Coronación de Espinas. Se le representaba con túnica púrpura, sudario de tela y en la cabeza corona de espinas y potencias. Forma que se ajusta muy bien a una imagen sedente, pero la posición de la cabeza, inclinada y apoyada sobre una mano, nos remite a un momento posterior de la Pasión, aquel en el que Cristo sentado en una peña espera ser crucificado. En 1.972 se adquiere a la Hermandad del Cristo de la Humildad y Paciencia de  Carmona un soldado romano y un judío. Pasó entonces a representarse el momento de la Flagelación de Cristo, el inmediatamente anterior a la Coronación de Espinas. Cristo aparece sin la túnica púrpura pero mantiene el sudario de tela y un cordón ciñendo la cintura y el cuello. En la cabeza corona de espinas y potencias. Los Evangelios mencionan este momento pero sin especificar como se produjo. Sin embargo según la ley romana el condenado recibía los latigazos de pie. De esta forma siempre ha sido representado este momento por la iconografía cristiana, por lo que una imagen sedente como ésta difícilmente puede hacerlo. En 1.984 se adoptó la iconografía actual, adelantando al Cristo medio metro y sustituyendo el látigo que portaba el judío por un martillo y un punzón. En 1.991, tras la restauración de la imagen por el taller Isbilia, se suprimió la corona de espinas y el sudario de tela, quedando así definitivamente configurado el Misterio tal y como aparece en al actualidad.

 

CREANDO HERMANDAD  
   
 
 
 
RECOMIENDA LA WEB  
  ¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
 
RELOJ  
 
relojes web gratis
 
EL TIEMPO  
  miarroba.com  
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis